Bienvenidos

La parroquia del Sagrado Corazón de Torrevieja os da la bienvenida a su nueva web.

Desde la nueva web de la Parroquia del Sagrado Corazón de Torrevieja, os ofrecemos todas nuestras actividades, nuestros horarios de misas, y todo lo que nos rodea.

Desde la Parroquia del Sagrado Corazón de Torrevieja abrimos un nuevo canal de comunicación.

Estamos en la era de Internet, con su enorme alcance e impacto. La Iglesia no puede quedarse con los brazos cruzados viendo cómo el mundo avanza y progresa.

Ya el Papa Pablo VI afirmó que la Iglesia “se sentiría culpable ante Dios, si dejase de usar los medios de comunicación para la evangelización” (EN n. 45). Más recientemente, el Papa Juan Pablo II definió los medios de comunicación  como “el primer areópago de la edad moderna y declaró que no basta usarlo para difundir el mensaje cristiano y el Magisterio auténtico de la Iglesia, sino que conviene integrar el mensaje mismo en esta “nueva cultura” creada por la comunicación moderna” (RM n. 37).

(pulse aquí para seguir leyendo)

 

Homilía Domingo XXXIV Jesucristo Rey del Universo. Reconocer a Cristo para ser reconocidos por Cristo

Aurelio Ferrándiz García

Parroquia Sagrado Corazón de Jesús

El sentido de la fiesta que hoy celebramos lo encontramos muy bien resumido en la frase de Jesús, cuando estaba a punto de ser condenado por los hombres: “Yo soy rey y para esto nací, pero mi reino no es de este mundo” (Jn 18, 36-37). En efecto, al llegar al final del año cristiano la liturgia nos recuerda que Cristo es el rey que cerrará también nuestra vida, nuestra historia y nuestro mundo. Es el rey porque en él encuentra sentido y plenitud nuestra vida y nuestra historia. Si verdaderamente Cristo ha sido el rey de nuestra vida, nos dirá al final: “Venid, benditos”. La condición será haberlo reconocido antes en cada obra de amor que hemos practicado con el prójimo: “Conmigo los hicisteis”. Así de sencillo: para ser reconocido por Jesucristo al final de la vida, antes hemos de reconocerlo en cada hombre necesitado y menesteroso. Es así como Cristo reina en nuestra vida y en nuestro mundo. Que nadie se haga ilusiones de que el reino de Cristo se construye con bellas palabras y con buenas intenciones. Lo que vale de veras para Cristo son las obras de amor con los hombres, porque lo que hagamos con éstos lo hacemos con Cristo, aunque no lleguemos a saberlo. Se podría resumir el programa de vida que se desprende de esta fiesta con la frase: reconocer a Cristo para ser reconocidos por Cristo.

Continuar leyendo «Homilía Domingo XXXIV Jesucristo Rey del Universo. Reconocer a Cristo para ser reconocidos por Cristo»

Homilía Domingo XXXIII del TO. Siervos trabajadores y no simple guardianes

Aurelio Ferrándiz García

Parroquia Sagrado corazón de Jesús

Al final del año litúrgico leemos la parábola de los talentos para meditar sobre el final de nuestra vida. Hemos de preguntarnos qué hemos producido con los dones que Dios nos ha dado.

El tema de la liturgia de hoy vuelve a ser el de la vigilancia activa y productiva. El Señor no se contenta con que guardemos los dones, sino que quiere que los trabajemos. Los primeros cristianos sintieron la tentación, mientras esperaban la venida del Señor, su parusía, de caer en  la inactividad y la pereza. La parábola de los talentos cuenta lo contrario. El reino de Dios es don y es tarea, no podemos cruzarnos de brazos esperando que nos lo den todo hecho, nosotros hemos de trabajar, desarrollando y dinamizando todos los bienes que hemos recibido.

Continuar leyendo «Homilía Domingo XXXIII del TO. Siervos trabajadores y no simple guardianes»

Homilía Domingo XXXII del TO. Desear a Dios

Aurelio Ferrándiz García

Parroquia Sagrado Corazón de Jesús

En estos domingos finales del año litúrgico, la Palabra de Dios nos habla también del final de la historia. La parábola evangélica cuenta el episodio de aquellas vírgenes que se quedaron dormidas ante la larga espera del novio, y no estando prevenidas con aceite para las lámparas, se quedaron en la puerta una vez que llegó el esposo y comenzó la fiesta. El tema de la parábola está claro: la vigilancia, recordado además por Jesús en sus palabras centrales: “Por tanto, velad porque nos sabéis el día ni la hora”.

Continuar leyendo «Homilía Domingo XXXII del TO. Desear a Dios»